En Portada

Desvelamos una frase clave de la arqueta funeraria de Calderón de la Barca... y que tal vez sus investigadores no esperen leer


Desvelamos parte de las inscripciones, que aún están por descifrarse, del cofre que custodia la llave perteneciente al sepulcro de Calderón de la Barca. Por lo menos una de las frases qué deberá aparecer una vez logren que el texto inscripto sea inteligible... y que probablemente sus investigadores no esperen leer.

El pasado 18 de enero saltó la noticia que un pequeño cofre, con la llave del sarcófago de los restos mortales de Calderón de la Barca, había sido prestado, por los descendientes, a los encargados (Universidad CEU USP) de la búsqueda de los restos del dramaturgo para que descifraran, utilizando la nueva tecnología disponible de nuestros tiempos, las inscripciones de dicha caja y así saber qué rezan.

En diversas informaciones hemos leído que este cofre fue entregado a los familiares de D. Pedro Calderón de la Barca a raíz del primer traslado de sus restos: de los seis que, al parecer, ha habido en total a través de estos últimos cuatro siglos.

"Se trata de una elegante arqueta de madera noble de veintitrés centímetros coronada con la cruz de la Orden de Santiago -a la que perteneció Calderón-, y con unas inscripciones laterales prácticamente ilegibles que aluden al primer traslado de los restos." Detalla Europa Press.

En un video, presentado en la información de la agencia de noticias ya señalada, donde aparece la condesa del Asalto -descendiente del dramaturgo- y el profesor responsable del eminente reto de esta averiguación (D. Pablo Sánchez Garrido) exponen el cedido hallazgo y comenta el insigne profesor que fue entregado a la familia en el siglo XIX: concedido -el cofrecito-, seguramente -manifiesta el investigador-, en alguna de las exhumaciones y que contiene anotaciones donde, al parecer, hace referencia a distintos traslados de tan preciados restos. Y en el video, en dos ocasiones, refieren que van a investigar qué es lo que dicen las aludidas inscripciones.

Sobre el periplo de los seis movimientos de los restos mortales de Calderón de la Barca, aunque con algunas imprecisiones de fechas y demás -suponemos que motivadas por errores tipográficos-, parece correcto... y, por supuesto, no somos nadie -y menos el que aquí suscribe y abajo firma- para cuestionar la línea de indagación para tan destacada tarea. Pero, basándonos por lo publicado en distintos medios, y sin querer realizar ningún detallado peregrinaje de exhumaciones y ni siquiera resumen de éste, sólo nos vamos a apoyar, además de lo ya expuesto en este artículo, de lo siguiente aparecido en otro medio de información que insiste en lo mismo:

"Según el profesor de la CEU USP y director de la investigación, Pablo Sánchez Garrido, esta arqueta le fue entregada a la familia del dramaturgo durante alguno de los solemnes actos de exhumación y traslado de los restos.

Los datos de la investigación indican que probablemente se hizo para el primero de los seis traslados, en 1841, cuando la amenaza de derrumbamiento de la Iglesia de San Salvador llevaron a tomar la determinación de exhumar los restos y trasladarlos a la Sacramental de San Nicolás durante el Sexenio Revolucionario." Publicado en el diario La Razón, 18/01/2021.

Sí, lo más normal -o habitual- es que este medio se hiciera eco de la información original de la agencia Europa Press. Bien, pero recalca implícitamente, leído en el entrecomillado, lo que habíamos ya entresacado de la noticia principal. Y además, en el segundo párrafo, esgrimen más datos.

Y ahora llegamos a preguntarnos: ¿qué esperan leer? Ya sabemos lo que han supuesto que albergan dichas inscripciones. ¿Pero qué concretamente?

Pues si no el total itinerario de exhumaciones: el destino exacto después del primer desenterramiento (primer traslado). ¿No? Es más que evidente, obvio.

Pero, nos seguimos preguntando, y si no leen "Sacramental de San Nicolás" (o algo similar)... ¿qué ocurriría?

Es decir: si no se mencionara cementerio de San Nicolás, ¿darían por erróneo el inicio del trazado de la búsqueda de los restos de D. Pedro Calderón de la Barca y, por ende, todo lo demás?

¿Y por qué no iba a aparecer cementerio de San Nicolás? Pues porque no se llamaba así, en aquel entonces: o, por lo menos, era -también- conocido en la ciudad de Madrid con otro nombre y al parecer como principal. ¿Despistaría esto a los investigadores y se cuestionarían lo que ya hemos cuestionado que fue errado su germen y principio en las indagaciones? No tiene por qué: pues como buenos investigadores deberían saber el otro nombre que, probablemente, aparezca en las descripciones del cofre cuando haya sido descifrado, si se puede -por su ilegible lectura-,  en su totalidad la leyenda que despejaría este añadido misterio -arqueta reaparecida- de última hora.

Más probable que haga referencia, las inscripciones a descifrar, al cementerio de la Puerta de Atocha y no al cementerio de San Nicolás... siendo, este último, el santo nombre que esperarán encontrar y leer.

Y veamos el porqué puede aparecer este otro texto no contemplado hasta ahora:

En un libro del siglo XIX donde recoge toda la genealogía del señor Calderón de la Barca nos dice literalmente: "...Calderón falleció en Madrid a 25 de Mayo de 1681, y fue enterrado en la iglesia de San Salvador, donde han permanecido sus restos hasta que por suscrición voluntaria del pueblo de Madrid fue trasladado al cementerio de la Puerta de Atocha, en Abril de 1841." (*)

Como ya hemos dicho, así era como se le conocía al cementerio de San Nicolás por aquellas fechas; y, seguramente, como decíamos, estos avezados investigadores deben conocer que así fuera.

¿Pero por qué este artículo si puede ser tan obvio de que no habrá confusión de confusiones (parafraseando a un verso de Calderón de la Barca)? Pues porque en ninguna información inquirida -por el que aquí sigue suscribiendo- de las publicadas aparece la mención de "cementerio de la Puerta de Atocha": y nos ha dado qué pensar al respecto que quizá podría derivar a un mal entendido e incluso refiriéndose al mismo cementerio. Por si acaso confundiera dicho hallazgo, cuando consigan poder leerlo, hemos decidido escribir lo que en estos instantes, señor lector, esta leyendo.

Aquí
muere un engaño,
y concibe
otro engaño. ¿Qué he de hacer?
Que soy en mis opiniones
confusión de confusiones.

Pues, insistimos, para que no haya una posible confusión -ni varias-, aquí queda esta conclusión de conclusiones... o sin más conclusiones: pues nada de lo expuesto en este Post es una opinión, sino una argumentación.

Sí, una vez descifradas las inscripciones del cofre de la llave del sepulcro de D. Pedro, debería aparecer la frase "cementerio de la Puerta de Atocha".

(*) GENEALOGÍA, HERÁLDICA Y BIOGRÁFICA DEL GRAN CALDERÓN DE LA BARCA.
ESCRITA POR D. LUIS VILAR Y PASCUAL. PUBLICADA EN 1881. DECANO DE LOS CRONISTAS REYES DE ARMAS DE S. M.

P.D.: Algo sabría el autor de esta exhaustiva, y muy interesante, 'biografía' del gran Calderón de la Barca, aunque fuera por haber sido testigo (contemporáneamente hablando) en el mismo tiempo del primer traslado... y otros de los tantos.

Imagino que esta obra, muy recomendable para todos los interesados de un puntualizada historia del insigne poeta que nos ha traído hasta esta lectura, será conocida por la familia de D. Pedro Calderón de la Barca; si no: deberían hacerse con un ejemplar, se podría conseguir, o por lo menos leer OnLine, en la Biblioteca Nacional de España (BNE).

Y el que aquí casi termina de suscribir leyó en su día esta egregia obra del señor Vilar y Pascual, que incluso explica el porqué del apellido Calderón (a qué es debido su origen) que difiere de la versión que popularmente se conoce, y le llamó la atención lo ya dicho: que no apareciera en ninguna de las informaciones la indicación, que consideramos clave, de "cementerio de la Puerta de Atocha" y siempre la mención de "cementerio de San Nicolás". Chocante o curioso 'este desliz' digno de ser puntualizado en las pesquisas habidas, ¡cuando menos!

En fin.  Aquí queda todo lo dicho por el que ya casi firma: por si acaso pudiera servir a los comisionados en la búsqueda de los restos mortales de D. Pedro Calderón de la Barca o/y por los interesados de este asunto todavía sin zanjar desde el siglo XVII.

+ Info y documentación:

A)

Titulo: La Sacramental de San Lorenzo en solicitud de permiso para construir un cementerio
Fecha: 1849-1851
Lugar: Madrid

Descripcion: La Sacramental de San Lorenzo en solicitud de permiso para construir un cementerio en las afueras de la Puerta de Atocha.

Instancia denegada por Real Orden de 4 de septiembre de 1850, al no cumplir los requisitos expuestos en dicha Orden.

Nueva instancia de la Sacramental de San Lorenzo para construir el cementerio en otros terrenos adquiridos para tal efecto, en las afueras de la Puerta de Toledo, al otro lado del río.

Concesión de la licencia al cumplir con la normativa.


B)

Titulo: La Sacramental de S. Nicolás y de la Pasión, licencia para ensanchar su Cementerio extramuros de la Puerta de Atocha. (1856)
Fecha: 1856
Lugar: Madrid


C)

Además son numerosos los registros de entierro de los "pobres de solemnidad". Para estos menesteres la iglesia de San Juan Bautista de Canillas contaba con un cementerio pegado al templo y una cripta debajo del altar. En Madrid capital las sepulturas se hacían dentro de las propias iglesias, a excepción de un par de parroquias, entre las que destaca la de San Sebastián, entre la calle Huertas y Atocha que tenía un pequeño cementerio a su espalda, en la calle Huerta, que hoy todavía sigue siendo solar y llama la atención por encontrarse tan en el centro de Madrid.


D)

Tras la construcción en el reinado de José Bonaparte de los dos primeros cementerios de Madrid; el Cementerio General de Norte (1809) y del Sur (1810), diversas Archicofradías y Sacramentales de la ciudad empezaron a construir paulatinamente sus propios cementerios para enterrar en ellos a sus afiliados. Uno de estos fue el de la Sacramental de San Nicolás, El Salvador, y del Hospital de la Pasión, fundado en 1825.

Ampliado en 1839, estuvo situado en torno a las calles Méndez Álvaro, Áncora y Canarias, a las espaldas de la estación de Atocha.

En este cementerio fueron enterrados ilustres personajes de la historia de España como los políticos Agustín Argüelles, Calatrava, Mendizábal y Muñoz Torrero, y los escritores Larra y Espronceda -en los nichos 792 y 877, respectivamente- así como los restos de Calderón de la Barca, trasladados desde la iglesia de las Calatravas en abril de 1841.

Aunque fue clausurado el 1 de septiembre de 1884, no fue hasta 1912 cuando se procedió a su derribo. Sobre su solar se construyó parte de la fábrica de cervezas El Águila.


E)






F)

Sobre la búsqueda de los restos mortales del Sr. Calderón de la Barca. Uno de los artículos más completos (aunque con alguna imprecisión o error en las fechas), leer aquí.


Imagen: ilustración "Vista de la Puerta de Atocha", 1836. De Vicente Camarón.


FRAGMENTOS DE LA HISTORIA - 24/01/2021 -  RECIBAN SERVICIAL ZALEMA: SEÑOR DE CASCALES

· Señor de Cascales es autor de más de una veintena de publicaciones: investigación histórica, poesía y otros géneros. http://obra.decascales.com

¡NUEVO¡¡¡ NUESTRO LIBRO... YA DISPONIBLE!!!

INFÓRMATE!

Buscar publicaciones en este blog