En Portada

Irak: derrumbe parlamentario del movimiento de milicias proiraníes

El gran ganador, con más de 70 escaños en el conteo inicial, fue el movimiento de Moqtada Sadr, un predicador chiita que hizo una campaña nacionalista y crítica de Irán. Los dirigentes de Hashd al Shaabi rechazaron los resultados, denunciando una "estafa", y dijeron que presentarán un recurso. Los resultados definitivos serán divulgados en las próximas semanas.

Los resultados revelan que la alianza Hashd al Shaabi, de mayoría chiita, no colmó las expectativas políticas de la población en el parlamento, al cual accedieron por primera vez impulsados por la victoria contra el grupo yihadista Estado Islámico, estiman los analistas. Las Unidades de Movilización Popular (UMP), que reúnen a 160.000 milicianos integrados a las fuerzas de seguridad iraquíes, son acusadas de reprimir a las voces disidentes y de depender de Irán.

Fatá acusado de "no tener idea sobre desarrollo económico"

Los legisladores de Fatá son vistos también como carentes de visión sobre el desarrollo económico del país petrolero, aquejado por servicios públicos deplorables y corrupción. Estos reclamos fueron planteados por un movimiento de protesta juvenil contra el gobierno que comenzó hace dos años y motivó las elecciones anticipadas de este mes.

Salwa, una joven estudiante de 22 años, dijo que esta vez no votó por la alianza. "Todo lo que presentaron fueron consignas vacías", explica. "Mi padre insistió en que mi madre y yo votáramos por Conquista", agrega. Sin embargo, Salwa optó por el exprimer ministro Nuri al Maliki, jefe de gobierno entre 2006 y 2014. En la mayor sorpresa de la elección, Maliki, un aliado de Hashd y cercano a Irán, obtuvo más de 30 escaños en el parlamento de 329 miembros.

Para el politólogo Ihsan al Shamari, el armamento de las UMP fue "la causa principal" de su mal desempeño electoral. Su cercanía con Irán y varios casos en los que "parecía estar por encima del Estado" dañaron también su popularidad, según Shamari. Desde el alzamiento de octubre de 2019, decenas de activistas han sido secuestrados o asesinados, y su movimiento culpa al campo proiraní. Jalal Mohamed, un comerciante de 45 años, dijo que tampoco votó por Hashed.
"Irak en caída libre, mientras líderes viven en zona de seguridad"

"El país está en caída libre, mientras sus dirigentes viven en la Zona Verde" de alta seguridad, aislados de la vida cotidiana, afirma. Según una fuente del campo proiraní, los dirigentes de la UMP están enfrentados y se culpan uno al otro por la debacle electoral. "Los diferentes partidos (de Hashd) imponen su propio candidato en el mismo distrito y los votos se dividen", dijo la fuente que pidió guardar el anonimato.

Analistas señalan que Sadr deberá buscar un acercamiento con la alianza Hashd en el proceso de negociación para formar gobierno y nombrar al primer ministro. La UMP deberá tener peso en el nuevo parlamento a través del apoyo de legisladores que se dicen independientes y entendimientos con Maliki.

Harith Hasan, del Carnegie Middle East Center, atribuye el éxito de Maliki a que tuvo "candidatos fuertes que resonaron con el electorado chiita, que lo asociaron con un estado chiita fuerte más que un estado dominado por milicias". Maliki "atrajo votos de categorías sociales que se beneficiaron de la generosidad de su gobierno cuando había precios altos del petróleo", escribió Hasan en un análisis publicado por Carnegie.

jov (afp, Reuters)

FRAGMENTOS DE ACTUALIDAD - ELECCIONES IRAK - NOTICIAS DE DW.COM

¡NUEVO¡¡¡ NUESTRO LIBRO... YA DISPONIBLE!!!

Buscar publicaciones en este blog